Linux para informáticos?

Interesante artículo visto en meneame

Permitid que me presente:

  • mujer
  • no informática
  • a punto de convertirse en septuagenaria (caray, cómo pasa el tiempo… 🙂

Después de unos 15 años usando Win, “descubrí” el software libre. Y a medida que lo iba descubriendo, me sedujo su filosofia, su proyección social. Y decidí migrar. ¿Fué fácil? Si ser fácil es cerrar hoy el equipo con su SO Win, abrirlo mañana con alguna distribución libre, y echar a andar como si nada, la respuesta es NO: no fue fácil. Pero tampoco fue fácil aprender a usar el ordenador cuando una ya había cumplido más de medio siglo de vida. ¡¡Aaahh mi querida Lexikon 80!! Y antes de ella la Underwood cuadrada, negra con sus dibujos en dorado oscuro…

Nadie me apuraba, me tomé mi tiempo. Lives CDs, aplicaciones libres sobre Win, dual boot, virtualización de Win sobre el SO libre… y cuando me quise dar cuenta, ya no usaba más Win…

Comencé con Mandriva y luego pasé a KUbuntu (ahora 8.04., sin actualizar a 8.10 pues me han dicho que en esta versión KDE no funciona bien). Mandriva es una distribución preciosa, pero no hay por este lado del planeta (BUE, Argentina) mucha comunidad de usuarios y mucho menos técnicos que se metan con ella. Por eso elegí un “sabor” Ubuntu para el que hay foros, mucha gente que lo maneja y mejores probabilidades de hallar algún técnico que se haga cargo de auxiliar a un usuario en problemas.

No he requerido como usuaria de software libre más ayuda que la que necesitaba como usuaria de Win.

Así que eso de que linux es para informáticos… no, no lo creo.

Si la gente no migra más es por otras razones.

Una es la comodidad. “Con lo que sé me alcanza ¿Para qué más?” Ahí el problema reside en ese periférico que se ubica entre el teclado y el respaldo de la silla. Dejémosle librado a suerte.

Miremos ahora a esos otros que son inquietos, que no se amilanan ante el desafío y que están convencidos de las bondades filosófico sociales del software libre.

Primer problema: la escasez de cursos para USUARIOS principiantes. Se nos piensa a los no informáticos como seres “migrantes” sin prestar atención a todos aquellos que a diario se inician en el uso del ordenador y que lo que necesitan es aprender a usar aplicaciones. Ese novato -seguramente es un adulto, los niños y los más jóvenes aprenden solos-. abre el diario y encuentra 10 centros de enseñanza de MS Office a no más de 4 calles de su casa, no encuentra ninguno donde se le enseñe a usar un procesador de textos, una planilla de cálculo, etc. Y si encuentra alguno que dice “Linux para principiantes”, es para formar operadores, no para iniciar a un usuario “raso” en el uso de su ordenador. ¿Qué hace esa persona? Va a donde le enseñan a usar Word, o Excel, o Power Point. Perdido un usuario potencial de software libre.

Segundo problema y más pesado que el anterior: la escasez de técnicos que le llames, venga a tu casa, se cale el sombrero de brujo, escriba algunos signos cabalísticos en la consola y te arregle el problema. El software libre ha avanzado gracias al trabajo profesional de especialistas -obvio, no podía ser de otra manera- y no se ha formado aun esa capa intermedia de técnicos tan necesaria para el usuario no experto. Entonces te encuentras con que si se te ha trabado algo tienes que entrar a un foro, donde el problema menor puede ser cómo preguntar y el mayor, cómo interpretar y ejecutar la respuesta. Y si te pones a buscar ayuda fuera de un foro, son todos ingenieros de sistemas o administradores de redes, o expertos en seguridad informática… no, esos no vienen a tu casa. En este aspecto el usuario está aín como desvalido.

Bien, todo este discurso es para decir:

Señores, el uso de software libre es para todos, no sólo para informáticos.

El usuario “raso” necesita de servicios de apoyo técnico y pedagógico. Eso falta. Hay un nicho que llenar… ¡A despabilarse los que están capacitados para ocuparlo o formar a quienes o ocupen!! 🙂

Artículo original Kriptopolis.org


Escribe un comentario