RemoteBox: interfaz gráfica para manejar VirtualBox en forma remota

remotebox

La virtualización ha añadido muchas posibilidades, y los beneficios han llegado a todos los campos en los cuales se la utiliza. Algo que es entendible si tenemos en cuenta que podemos aprovechar el hardware potente del que podemos disponer hoy día (a precios mucho más económicos que en tiempos anteriores) para utilizar más de una plataforma, a veces por conveniencia, otras por cuestiones de enseñanza/aprendizaje, y otras simplemente por necesidad, como puede ser el caso de las grandes compañías.

Ahora bien, una cosa es probar máquinas virtuales en un equipo de trabajo y otra hacerlo en un servidor remoto, sobre todo si este es de los llamados headless, es decir que no ofrece una interfaz gráfica para la realización de ciertas tareas. Por ejemplo, en el caso de la virtualización estamos hablando de crear, editar o eliminar máquinas virtuales, y para ello la línea de comandos puede volverse exigente hasta para el más conocedor debido a la gran cantidad de parámetros que tenemos que manejar, aunque por suerte para el caso de VirtualBox contamos con una herramienta como RemoteBox.

Se trata de una interfaz gráfica basada en GTK+ y con un diseño muy similar al de la interfaz original de VirtualBox, que nos permite manejar máquinas virtuales en forma remota, tanto anfitriones como invitados y sin necesidad de utilizar Webserver. Además, es muy rápida y gracias al hecho de estar basada en Perl no requiere de compilación, así que es un aspecto menos por el que complicarnos si vamos a descargar y utilizar desde el código fuente porque no disponemos de paquetes para nuestra distribución.

Con RemoteBox podemos configurar absolutamente todos los aspectos de una máquina virtual desde su creación, desde los más básicos como el tipo de procesador, memoria RAM; puertos de E/S, dispositivos de entrada, configuración de red, dispositivos de almacenamiento y carpetas compartidas hasta los más avanzados como las definiciones de páginas de memoria virtual, HPET, configuración de velocidades de CPU, características de conectividad y demás.

Desde luego, para utilizar o mejor dicho aprovechar RemoteBox tenemos que contar con VirtualBox en un servidor. Y previo a la instalación vamos a configurar adecuadamente la herramienta de virtualización de Oracle. Abrimos el archivo de configuración:

# vi /etc/default/virtualbox

Añadimos lo siguiente (desde luego modificando ‘password’ por algo más seguro, y luego guardamos:

VBOXWEB_USER=usuarioremotebox
VBOXWEB_PASSWD=password
VBOXWEB_TIMEOUT=0
VBOXWEB_HOST=192.168.1.100

Luego iniciamos Virtualbox:

# /etc/init.d/vboxweb-service start

Ahora ya podemos instalar Remotebox, para lo cual previamente vamos a tener que añadir el repositorio GetDeb:

# wget http://archive.getdeb.net/install_deb/getdeb-repository_0.1-1~getdeb1_all.deb
sudo dpkg -i getdeb-repository_0.1-1~getdeb1_all.deb
# wget -q -O- http://archive.getdeb.net/getdeb-archive.key | sudo apt-key add –

Después instalamos:

# apt-get update

# apt-get install remotebox

Eso es todo, ahora ya estamos listos para utilizar RemoteBox, y para ello primero tenemos que lanzar la herramienta desde el Dash de Ubuntu, ingresando Remotebox en la caja de texto que este nos ofrece. Cuando se abre ante nosotros la ventana principal hacemos click en el botón de Conectar, que se encuentra en la barra de herramientas, bien a la izquierda, e ingresamos los datos que se nos solicitan: URL (aquí va la dirección IP del servidor, seguida del puerto 18083), usuario y contraseña, datos todos que hemos dejado establecidos al momento de configurar VirtualBox en el servidor.

Al hacer eso ya ingresamos a la interfaz de Virtualbox, desde la cual podremos realizar todo lo pertinente a las máquinas virtuales: crear, editar, eliminar y demás. Por ejemplo, para crear una máquina virtual hacemos click en el botón de ‘Nueva’, seleccionamos el tipo de sistema operativo y versión (32 o 64 bits), le otorgamos un nombre para identificarla y la memoria RAM de la que va a disponer, además de especificar el formato de imagen que vamos a utilizar para esta máquina virtual. Una vez terminado eso hacemos click en el botón de ‘Crear’ (abajo a la derecha).

Ya casi estamos terminados, ahora nos queda click derecho en la máquina virtual que hemos creado y luego ir al menú contextual que se nos ofrece: Configuración -> Pantalla -> Pantalla remota, donde tenemos que marcar la casilla de verificación junto a ‘Habilitar RDP (Servidor de pantalla remota). Click en ‘OK’, salimos y vamos a Archivo -> Gestor de Medios Virtuales -> Discos ópticos, donde hacemos click en el botón de ‘Añadir CD/DVD y seleccionamos la ISO desde la cual vamos a crear esta máquina virtual.

Para terminar, hacemos nuevamente click derecho en la máquina virtual y vamos a Configuración -> Almacenamiento; hacemos click en Añadir un medio de almacenamiento y seleccionamos la ruta hasta el archivo ISO. Eso es todo, y ahora con un click en ‘Iniciar’ se abre ante nosotros la imagen de virtualización desde la cual vamos a poder instalar como lo hacemos habitualmente en nuestro equipo, pero esta vez en la máquina virtual.


Categorías

Ubuntu

Willy Klew

Ingeniero en Informática, soy un fanático de Linux, Android, la programación, redes y todo lo que tenga que ver con las nuevas tecnologías. Ex... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Jesus Gascon dijo

    Otra alternativa muy parecida es phpvirtualbox.

    Presenta las mismas características me parece, con el añadido de que puedes acceder desde un navegador , desde cualquier sitio a tus maquinas

    1.    Willy Klew dijo

      Hola Jesús:

      Gracias por el aporte, conocemos phpVirtualBox pero hemos querido hablar de este frontend liviano basado en GTK+
      Quizá en algún momento hagamos un tutorial sobre la herramienta que mencionas, que he probado alguna veces y funciona muy bien.

      Saludos!

Escribe un comentario