Ubuntu Edge: El sueño no ha terminado

Ubuntu Edge

No lo logró, la campaña de financiamiento colectivo del Ubuntu Edge quedó lejos de su ambiciosa meta de 32 millones de dólares; no obstante, todo hay que decirlo, logró imponer una nueva marca en este tipo de campaña gracias a los 12,8 millones que donaron los más entusiastas.

Este fracaso, sin embargo, no significa que el sueño haya terminado pues en la última actualización de la campaña se puede leer que la gente de no descarta volver a intentarlo en el futuro, esta vez con más experiencia. Además, Mark Shuttleworth asegura que toda la publicidad gratuita que obtuvieron a través de la campaña ha hecho que diversas compañías estén más interesadas que nunca en probar Ubuntu Mobile.

Shuttleworth está convencido de que hay lugar para un jugador más en el mercado de los sistemas operativos móviles pues las compañías están dispuestas a trabajar con una alternativa a Android y los usuarios no tienen ningún apego emocional con el SO de Google. «Los dispositivos con Ubuntu serían una adición al ecosistema», aseguró Shuttleworth a los chicos de The Guardian.

El fundador de Canonical afirma además que aproximadamente el 25% de los usuarios de dispositivos móviles quieren uno que les permita usar sus terminales para realizar llamadas y poco más, y que está seguro de que podría llenar perfectamente esa cuota de mercado de una mucho mejor manera que Firefox OS o Tizen.

«El Ubuntu Edge es un como un coche conceptual […] pero también estamos trabajando en un móvil que sea el equivalente a un coche para el mercado masivo. Me gustaría ver el Edge, aunque no espero que la mayoría de los usuarios de Ubuntu para móviles llegue a través de él, sino a través de la venta al detalle. Francamente nos gustaría que las compañías pusieran Ubuntu para móviles en sus dispositivos Android», sentenció Shuttleworth, quien sabe que hacer despegar su SO no será sencillo pero poco le importa ya que, asegura, él no fue hecho para los retos fáciles.

Más información – Tabla comparativa: Ubuntu Edge, iPhone 5 y Galaxy S4
Fuente – The Guardian


Escribe un comentario