Cómo instalar y utilizar autojump para acelerar el movimiento entre directorios

linux logo

Los usuarios más avanzados de Linux siempre prefieren la línea de comandos por sobre la GUI (interfaz gráfica) para realizar muchas tareas, ello a pesar de la supuesta comodidad que esta puede llegar a brindarles en muchos casos. Y así se impone como una necesidad el intentar agilizar al máximo posible las tareas que se realizan a diario y en forma periódica, sobre todo porque en muchos casos estas se realizan mediante SSH y en equipos remotos, por lo cual toda mejora que podamos obtener siempre será bienvenida.

Una de estas tareas es la de movernos entre directorios en equipos Linux, y quienes lo hacemos en forma bastante continuada sabemos lo tedioso que es comenzar a utilizar cd y ls en forma alternada puesto que dado que es imposible conocer los contenidos de todos los directorios entonces una vez que avanzamos (o retrocedemos utilizando ‘cd ..’) necesitamos revisar su contenido para saber si debemos continuar moviéndonos en la estructura de directorios o si por el contrario allí es donde ya podemos realizar la actividad que nos obligó a todos estos movimientos.

Para solucionar esto y facilitar nuestra actividad en los equipos que administramos, contamos con una herramienta de inapreciable funcionalidad y que ha sido bautizada como autojump. Que básicamente es una utilidad para la línea de comandos de Linux y nos permite saltar directamente hacia nuestros directorios favoritos, ello sin importar en absoluto en cual estamos posicionados en ese momento, es decir que podemos movernos hacia adelante o atrás de a dos, tres o más directorios en la estructura.

Como en casi todos los casos, instalar una herramienta en Ubuntu o Debian es muy simple y tan sólo nos requiere de ejecutar el siguiente comando:

sudo apt-get install autojump

Eso es todo, y ahora que tenemos instalado autojump lo que sigue es aprender a utilizarlo, algo que desde luego también es bsatante simple aunque tiene sus cuestiones y por ello vamos a mostrar algunas de las cuestiones básicas como para que quienes estén leyendo estas líneas puedan instalarlo y comenzar a utilizarlo para moverse entre sus directorios de manera más amena y mucho más rápida.

Para empezar, debemos comprender que para su funcionamiento autojump intenta guardar en todo momento la posición en la cual estamos ubicados dentro del árbol de directorios y cada vez que ejecutamos un comando registra dicha ubicación en una base de datos, razón por la cual habrá directorios que estarán firmemente integrados en ella y otros que apenas aparecerán, o que directamente no lo harán. Pero con el paso del tiempo y el mayor uso de autojump tendremos de seguro registrados a todos aquellos que utilizamos de manera frecuente, por lo cual podemos estar tranquilos respecto a su funcionalidad.

Ahora si, vamos a comenzar:

autojump + el nombre completo o parcial del directorio al cual queremos dirigirnos

Por ejemplo, podemos estar posicionados en cualquier directorio pero si ejecutamos:

autojump Descargas

Nos posicionaremos en el directorio /home/usuario/Descargas sin importar en donde estemos. O incluso podríamos haber escrito Descar en lugar de Descargas ya que, recordemos, no es necesario ingresar el nombre completo de los directorios de nuestro sistema sino que autojump los va registrando a todos ellos y luego nos permite utilizar parte de los mismos para permitirnos saltar hacia ellos.

Otra característica muy interesante de autojump es la del soporte para el autocompletado en la mayoría de los shells más utilizados del mundo Linux (bash, zsh, etc). Así, por ejemplo, podemos utilizar algo como:

autojump d

Y luego darle a la tecla de Tab para que el autocompletado se encargue de ofrecernos las opciones que tenemos disponibles y que coincidan con esa letra.

Luego, claro, hay opciones para los usuarios avanzados, que entre otras cosas nos permiten el acceso a la base de datos de autojump y también su modificación, lo cual nos permite añadir directorios a la misma para que comiencen a ser tenidos en cuenta por la aplicación aunque no los hayamos utilizado mucho, para lo cual lo que hacemos es ‘añadirles peso’:

autojump -a directorio

Para añadir un directorio a la base de datos

autojump –purge

Para eliminar de la base de datos todos aquellos directorios que ya no existen en el sistema, algo que nos permite mantener a la aplicación siempre ágil gracias a una base de datos reducida al mínimo tamaño necesario.

Como vemos, se trata de una herramienta que nos ofrece una funcionalidad interesante y que es muy simple de instalar y de comenzar a usar, tanto por los usuarios más novatos como por aquellos de conocimientos más avanzados (que indudablemente serán quienes le saquen el mayor provecho).


Categorías

Ubuntu

Willy Klew

Ingeniero en Informática, soy un fanático de Linux, Android, la programación, redes y todo lo que tenga que ver con las nuevas tecnologías. Ex... Ver perfil ›

Escribe un comentario